sábado, 25 de octubre de 2008

El círculo está completo y la templanza se aleja, inerme, hacia los caudales de sus días.
La puerta se abre a las opciones que deja este nuevo paisaje,
que no pedí o elegí, pero que ahí está.

La voz del abismo resuena exhuberante, aferrándose a mis tobillos como aquella vez
en que el amanecer irrumpió a lo lejos y sonreía,
deleitándome del secreto y la aflixión olvidada.

Ahora veo lo demás de lejos, porque sólo queda el verde penetrante al final de un túnel,
las luces que vimos los hijos del mono en la noche del aquelarre,
y mis manchas aun tan guardadas y efervescentes.

Mis voces me piden que suelte todo
que lo aleje de mi como la luz del sol de medio dia,
qué dices tú, voz del túnel, cuando coros de requiem suenan en mis oidos y no son tú.

A new end has begun, the ligh of darkness and the remains of the day,
the survivor is now the butcher, the lonely princess, prisoner of the tower full of wonders.
And I still wonder... but the voice doesn't match the rime...

Slowly the tide grows and is taking me far from the shore...
to the place where I became the godess, and you became my tool.

Dispair is the same word of Happiness... but I must, and I need, so I do.



Perséfone

1 comentario:

caselo dijo...

Voces del abismo y túneles con finales luminosos y a la vez sombrío. Sigue escuchando las voces, ellas señalan el camino.

Un abrazo

Carlos Eduardo