sábado, 11 de octubre de 2008

UN POCO BRUJA SÍ, ¿Y QUÉ?


La brujería se ha tenido como una disciplina oscura, o en los mejores casos charlatana, desde que el cristianismo se impuso a las demás religiones que luego se llamarían paganas (es decir, campesinas, del campo, comunes, ordinarias) y más adelante "heréticas" (es decir, usadas por cristianos que renuncian a su fe).

Sin embargo, la noción de que el mundo no sólo tiene fuerzas naturales visibles, sino invisibles, y que estas pueden ser controladas, ha sido una fascinación para muchos humanos, más cuando se prohiben o son consideradas tabú (esa palabra se parece a cebú jajaja). El caso es que muchos se han sentido atraídos a conocer la forma de controlar las fuerzas de la naturaleza que no les pertenecen para usarlas a su acomodo o en su beneficio.

Sobre los "poderes mágicos" se ha dicho mucho: que son heredados y heredables, que aparecen en gente con capacidades extraordinarias, que se usan para el mal y hasta que científicamente todo es comprobable. Todo eso contradictoriamente me parece lógico y lo sé, porque lo he vivido.

Yo hablo muy poco al respecto de este tema, porque en mi familia hay como dos teorías al respecto: una, que hay un ala de mi familia como oscura y maluca (de los supuestos brujos malvados)... cosa que realmente me hace reir, porque pareciera que aún están pagando las pilatunas que hicieron hace casi un siglo; la otra teoría habla de una mujer extraordinaria en mi familia que tiene claro que la magia no se usa para el mal, todo lo contrario... De esa ala es la que soy fan enamorada y de la que me inspiro para decir lo que pienso al respecto de la magia.

La verdadera magia es algo muy puro... es simplemente el control del cerebro para manipular o dejar tranquila la naturaleza en pos de un objetivo. Si el objetivo es dañar a alguien, la recompensa será que tu vida se joderá eternamente (no muy buen negocio, a mi humilde parecer); si por el contrario es ayudar a alguien, es aún más peligroso, porque los humanos nos creemos sabelotodos y consideramos que a punta de buenas intenciones se hacen cosas geniales, cuando la experiencia nos explica todo lo contrario: el infierno es el que está tapizado de ellas.

Por esos motivos los que son brujos o brujas -buenos y malos, si cabe la clasificación- siempre tienen vidas un asco y todo les sale mal. ¿No se han preguntado por qué las pitonizas e indios amazónicos no tienen vidas exitosas? Porque han malgastado sus energías en lucrarse y eso a la naturaleza no le gusta. Siempre todo se devuelve... 3 veces dice la Wicca, pero no le creo... pueden ser más.

Así que la moraleja es dejar la magia tranquila y si ud. amigo lector, siente que tiene algo de poder sobre estas fuerzas, absténgase de usarla. Simplemente agradézcalo a Dios (o a su fuerza de preferencia) y siga con su vida, convencido que nada lo dañará si usted no lo permite y que usted puede ser la tranca a generaciones y generaciones de gente que se ha creído Dios y lo ha pagado caro.

Si definitivamente no quiere parar... recuerde que las advertencias son algo sabio.


JO

2 comentarios:

caselo dijo...

Hay un ensayo interesante de Mario Mndoza sobre la novela "Aura" de Carlos Fuentes. Te invito a que lo consultes. Lamentablemente presté el libro y, hasta el sol de los venados, no me lo devolvieron. Es de editorial Norma, de la colección Cara y cruz. En él Mario habla de la hechicería y de las brujas.
En cuanto a tu texto me identifico plenamente con él. Es verdad hay mentes "bendecidas" con la posibilidad de ejercer influencia sobre los demás. Y como tú le huyo a esas manifestaciones que están más allá de lo entendible. Eso sí las brujas son adorables. Un abrazo

Carlos Eduardo.

PD; La espero por mi casita, allá será siempre bienvenida. Cuidate mcho.

Johanna Granger dijo...

Gracias, Caselo, por las sugerencias y los comentarios. Ya tu casa está entre mis lugares virtuales a visitar y voy a buscar el libro del que me hablas.

En lo que respecta a los libros, es mejor regalarlos, con eso no duele que no los devuelvan.

Saludos,

JO