martes, 1 de junio de 2010

Tú, eres verdad



La verdad es algo efímero e involuntario, que naturalmente se convierte en rectificación.
Muchas fueron las veces que dijimos verdades y las rectificamos, profundos y sonrientes,
pero tal vez hay una verdad jamás dicha.

Mi corazón ha sido refrescado con agua fría en el sereno de la noche,
y eso me llevó a varias verdades
tu voz, por ejemplo.

Tu voz es la voz de mil voces, pausada y feliz,
tu voz dice lo que los ojos callan, muy al contrario de la media.
Tu voz aparece por descuido y me roba sonrisas.

La fantasía de tu voz se da por silvidos. Días antes la presiento, como un terremoto,
pero la verdad más grande está en lo que la produce.

Tu boca tiene cuchillos afilados dispuestos a besar cruelmente.
Su profundidad sólo la dan tus palabras fuertes y reales.
No hay mayor espacio entre los dos que cuando hay silencio.

Esas son mis verdades que hoy me dio el agua fría que recibí
y te las digo ya sin miedo, conciente de que vienen llenas de polvo y hojas,
como todo en mí.

Me han cerrado una puerta que no quería cerrar, porque sabía que abriría la de las verdades,
esa que nos lleva al silencio y a los anteojos.
Sí ves? Cada vez la vida me lleva a parecerme más a tí
para hacer que mi voz sea verdad transmitida desde mi boca
así no quiera hablar y tú tampoco,
así nos hayan callado hace tanto.



Jo

1 comentario:

Altais dijo...

Hermoso, lleno de imágenes y una que que otra verdad. Me alegra mucho poder leerte, espero que me permitas hacerlo más seguido.